viernes, abril 22, 2005

Bocetos inquietos

Día tras día, atrapado por una existencia preprogramada, el ser humano común (yo) cuenta las horas que lo separan de extenuantes huidas de su entorno cotidiano. Planea y organiza escapadas a parajes más o menos exóticos, con agendas más o menos previsibles y la esperanza de vivir una experiencia casi reveladora, una epifanía transcultural.

Quiere viajar.

Conocer mundos.

Embeber culturas.

Y por muy tópica que pueda resultar la salida siempre encuentra algo que hacer suyo, algo que recordar y compartir, algo que le hace crecer por dentro y con lo que volver a perderse en esas horas robadas a la monotonía.

Para los artistas es casi una necesidad, una fuente inagotable de inspiración donde los pinceles, lápices, libretas e, incluso, las cámaras de fotos no son sólo herramientas de trabajo sino los mejores compañeros y confidentes.

Dejándose llevar por una intensidad emocional con la que rara vez disfrutamos de los viajes por las culturas y los parajes que les enamoran los artistas nos ofrecen con su obra sueños y miradas que ansiamos compartir, sensaciones que deseamos experimentar, colores en los que nos queremos bañar y olores que acariciar. Desde los cálidos trópicos de Miller hasta el frío retrato del mundo de Yvess Bertrand, desde las crónicas pictóricas de Humbold hasta los paraísos curvilíneos de Gauguin...

En el mundo de la historieta hay un nombre que eclipsa a cualquier otro. Un auténtico mito. Hugo Pratt.


A través de su obra principal, Corto Maltés, nos llega una de las mejores series de aventuras que nunca se haya escrito. Multitud de personajes, historias paralelas, ciudades, paises y sucesos históricos que marcarán la vida de un marinero británico cínico e irresistible, un joven que decidió marcar su destino en la palma de su mano a filo de cuchilla. Todo esto envuelto en el rumor de un mar que escapa a su papel de marco incomparable para convertirse en un personaje más.




Es posible que si sois neófitos en estas lides del arte narrativo la obra de Hugo Pratt no os llame la atención con un primer vistazo, que la sencillez de su trazo, la antinatural agilidad de sus movimientos, la sobriedad de su blanco y negro y la simpleza de su color junto con unos textos en ocasiones demasiado extensos os pueda parecer poco en estos tiempos de virtuosismo infográfico y economía narrativa. Sin embargo una vez os adentréis en cualquiera de sus historias os sentiréis arrastrados por su endiablada habilidad para introducirnos en unas viñetas en las que prácticamente se puede escuchar respirar. Ahora, no hay que dejarse engañar, Pratt es un maestro de la narración... pero también lo es de la ilustración, en la nueva edición de las aventuras de Corto Maltés editada por Norma los más exigentes encontraréis un material que ya de por sí vale más de lo que cuesta, las diferentes anotaciones y bocetos que Pratt realizaba para documentarse en sus historias. Nos encontramos detalles sobre las distintas tribus indígenas de América del Sur, cultura, trajes, pinturas, ... Geografía e historia sobre el lugar en el que tiene lugar la narración. ritos, costumbres y un largo etcétera que sirve como prólogo y trasfondo de unas historias que nos irán acompañando, capítulo a capítulo por un periplo a lo largo y ancho de todo el mundo.

Buen viaje.

3 Comments:

  • Impresionante, indescriptible, un auténtico genio de la narración gráfica a la altura de los mejores narradores de historias que bien merece figurar junto a Stevenson, Conrad o London.


    Jamás habrá ilustrador/narrador de aventuras que se le acerque. La capacidad para crear atmósferas, recrear paisajes, insinuar pensamientos solo con la mirada de sus personajes... y qué mirada la de Corto Maltes... sus silencios, sus diálogos, la imprescindible cohorte de secundarios, la poesia de sus imágenes y prosa, la agilidad de las tramas, la mezcla de lo real y lo imaginario, los mitos, las leyendas, la Historia... LA AVENTURA.

    Y no olvidemos sus obras "secundarias": Ana de la Jungla, Ernie
    Pike, LOs Escorpiones del Desierto, La Macumba del Gringo... y por encima de todas y acompañando a Corto Maltes: Wheeling, la maravillosa recreación del "Eastern" anterior a la Guerra de Independencia Americana... que los fenicios de Norma todavía no han reeditado.
    Siempre nos quedará Pratt...

    By Anonymous nando, at 23:47  

  • no lo podrías describir mejor nando, también incluiría, para perfilar la conjunción de la aventura y el romanticismo de Pratt "El Último Vuelo de Saint Exupéry", una manera de acercar a los avezados lectores (¿Quién no ha disfrutado releyendo "El Principito" con un poco más que serrín en la mollera?) al encanto de las viñetas.
    Solamente espero que algún despistao que no conozca mucho sobre comics se sienta tentado por la contundencia de tus palabras y la lejanía de mi consejos.
    Pase lo que pase, siempre tuyo Pratt!

    By Blogger Per & Kles, at 11:08  

  • En estos asuntos o somos contundentes y categóricos o la mediocridad y la inmundicia nos devorarán.
    Continuaré recreándome en la belleza y sabiduría de las obras de Pratt... hasta el día en que me muera.
    ( y estoy esperando más reseñas sobre autores que conforman mi "triada mágica del cómic", uno es Pratt, del otro ya dí pistas... el tercero: a descubrir.)
    Larga vida al Comic o Tebeo!!!!!!

    By Anonymous nando, at 17:47  

Publicar un comentario

<< Home